fbpx

En la actualidad es cada vez más habitual que las empresas incorporen todo tipo de nuevas tecnologías para mejorar sus resultados y aumentar el rendimiento de sus empleados.

 

Este tipo de herramientas han facilitado en gran medida la vida de los trabajadores, pero en algunos casos, si no se gestionan adecuadamente, el manejo constante de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) pueden tener un efecto negativo en el rendimiento y bienestar del empleado, el llamado tecnoestrés.

 

El impacto del tecnoestrés en la empresa y en el trabajador se produce tanto a nivel psicológico como de eficiencia al abordar sus responsabilidades en el puesto de trabajo, y son muchas las formas en las que este fenómeno afecta a toda la empresa u organización, tanto desde la influencia en cada uno de los empleados, como desde la aparición de problemas de naturaleza grupal o colectiva.

 

¿Cuáles son las principales consecuencias del tecnoestrés para las empresas?

Este es un breve resumen de las consecuencias que puede tener el tecnoestrés en las empresas, si nos centramos en el modo en el que este problema se plasma en la manera de funcionar de las organizaciones.

 

1. Déficits de concentración

Uno de los problemas más evidentes derivados de la gestión inadecuada de las nuevas tecnologías en las empresas es el aumento de las dificultades de concentración en muchos trabajadores.

Este fenómeno puede producirse por diversas razones, ya que cada trabajador tiene sus propias vivencias personales, pero por lo general tiene que ver con el hecho de recibir un bombardeo constante de información por vía digital: desde notificaciones del sistema de mensajería del móvil, hasta correos electrónicos innecesarios, pasando incluso por la aparición de anuncios al navegar por Internet por motivos profesionales.

Además de eso, los déficits de concentración también pueden asociarse a la frustración y el sentimiento de inutilidad que puede experimentar el trabajador al darse cuenta de que no es capaz de realizar correctamente sus tareas ante esa clase de disrupciones.

Nuestra formación Mejor enfoque: Más tiempo y menos estrés, ayuda a reconocer las distracciones, evitar el multitasking, administrar mejor las tareas, compromisos y pendientes, a través del entendimiento de cómo funciona la mente. Como resultado, se logra hacer más con menos esfuerzo. Conoce más de esta formación aquí

 

2. Difusión de rumores

En el mundo de los medios digitales, la información vuela y puede ser compartida sin tener que demostrar su veracidad cara a cara. Y en muchos casos, esto hace que existan aún menos filtros a la hora de compartir información de procedencia dudosa.

La rápida difusión de rumores infundados sobre cosas que supuestamente afectan a la organización también puede ser una de las consecuencias del tecnoestrés sufrido por alguno de sus empleados.

Este fenómeno afecta tanto a los empleados que participan de él como a la organización en su conjunto y puede ser evitado mediante la colaboración y la mejora de la comunicación entre la organización, el departamento de RRHH y los empleados.

Nuestra formación de Streamline: Comunicación enfocada y efectiva, ayuda a establecer un protocolo de comunicación que, sin duda, mejorará la comunicación entre los colaboradores. Conoce más de esta formación en esta máster class.

 

3. Saturación

La aparición de casos de tecnoestrés en algunas empresas también puede deberse a una sensación de saturación por parte de algunos empleados, por el hecho de tener muchas opciones en todo momento y a la incapacidad de gestionarlas todas a la vez.

Este malestar se puede resolver en parte mediante la formación del empleado en el correcto uso de las diferentes tecnologías y medios para realizar las tareas que se le han encomendado, y también aprendiendo técnicas de gestión del estrés y de manejo del tiempo de trabajo y de los descansos.

Nuestra formación Getting Things Done: Manejando el flujo de trabajo, ayuda a crear un sistema de organización confiable de los asuntos personales y laborales, con el fin de tener control y mejorar la toma de decisiones. Conoce más de esta formación en esta máster class

 

4. Acumulación de trabajo

El trabajo acumulado relacionado con la gestión de la información digitalizada (información sobre uso de programas o sobre cómo manejar otros tipos de información) constituye otra de las consecuencias del tecnoestrés en la empresa.

Y este fenómeno puede deberse a una incapacidad de gestionar este tipo de información por parte del empleado, a una falta de conocimientos o formación, a un estado de saturación o bien a un exceso de fatiga provocada por el tecnoestrés.

Nuestra formación Organización y Planificación Dinámica, ayuda a potenciar al máximo la productividad personal y organizacional de los colaboradores, otorgando un nuevo enfoque para adquirir las habilidades necesarias que incrementan los resultados día a día. Conoce más de esta formación aquí.

 

5. Absentismo laboral

El absentismo laboral es una de las últimas y más drásticas consecuencias que puede tener el fenómeno del tecnoestrés en los empleados y constituye un verdadero problema para la empresa.

Ninguna organización valora positivamente el absentismo entre sus empleados, por eso es tan importante implementar soluciones para resolver los casos de tecnoestrés, evitando los principales factores de riesgo y aplicando estrategias eficientes de formación, información y comunicación.

 

¿Quieres fortalecer y dotar de herramientas a los colaboradores de tu empresa?

Si te interesa transformar a tus colaboradores en su mejor versión, te invitamos a reservar un espacio en nuestra agenda para que conversemos sobre cómo podemos ayudarte. Reserva tu asesoría gratuita aquí.

Lee el artículo original aquí.

Descarga este E-book y conoce los 7 errores que te impiden lograr el objetivo.