fbpx

De acuerdo con las investigaciones del periodista deportivo Sam Walker (Wall Street Journal), que dieron como resultado su libro: “Capitanes. La fuerza oculta detrás de los mejores equipos de la historia”, el motor que lleva al éxito o fracaso de los equipos de trabajo, son sus CAPITANES.

Hace diez años, el autor se planteó cuáles son los equipos de mayor éxito de todos los tiempos. Con una base de datos personal de 1.200 equipos de 37 deportes desde 1880, estableció qué cualifica a un equipo:

  • Un deporte de 5 o más miembros
  • Trabajar juntos e interactuar con el oponente
  • Elementos diferenciadores: grandes deportes, contra rivales de clase mundial, dominando 4 o más años
  • Medición de la excepcionalidad: Sistema de puntuación Elo: historial invencible.

 

El resultado es:

  • 16 equipos de fútbol (selección húngara 1950-1955, selección brasileña 1958-1962, FC Barcelona 2008-2013, selección francesa 2008-2015, selección femenina de EE UU 1996-1999)
  • Fútbol australiano (Collingwood Magples, 1927-1930),
  • Fútbol americano (Pittsburgh Steelers, 1974-1980),
  • Rugby (All Blacks 1986-1990 y 2011-2015),
  • Béisbol (New York Yankees 1949-1953),
  • Baloncesto (Boston Celtics 1956-1969, San Antonio Spurs 1997-2016),
  • hockey hielo (Canadiens de Montréal 1955-1960, URSS 1980-1984),
  • Hockey hierba (selección femenina de Australia 1993-2000) y
  • Voleibol (Cuba selección femenina, 1991-2000).

 

Sam Walker desmonta las cinco hipótesis sobre esta grandeza:

  • El talento individual (contar con los más grandes: Jordan, Di Stefano, Cruyff, Gretzky)
  • El talento general (como grupo)
  • El dinero
  • La directiva
  • Los entrenadores (el llamado “efecto Vince Lombardi”, gran orador y motivador, pero valdría igual para Guardiola, Simeone o Moruinho). Según un estudio de 2009 para la NBA, los entrenadores no tenían un impacto significativo: pero sí deben elegir bien al capitán.

La clave son los Capitanes: líderes como Carles Puyol (FC Barcelona), Puskas (Hungría), Zico (Brasil), Carla (EE. UU.), Bill Russell (Celtics), Tim Duncan (Spurs), Yogi Berra (New York Yankees), Shelford y McCaw (All Blacks).

Cuáles son los siete rasgos de los capitanes de mayor talento:

  1. Extrema tenacidad y capacidad de concentrarse en la competencia.
  2. Juego agresivo que pone al límite las normas.
  3. Disposición a realizar un trabajo ingrato en la sombra.
  4. Estilo de comunicación discreto, práctico y democrático.
  5. Capacidad de motivar al resto del equipo con apasionadas exhibiciones no verbales.
  6. Fuertes convicciones y coraje para diferenciarse.
  7. Férreo control emocional.

 

Hablamos en definitiva del Liderazgo desde el ejemplo personal, con estas 5 S: Seguridad (concentración, convicciones), Serenidad (control emocional), Superación (agresividad, tenacidad), Servicio (discreto, en la sombra) y Sinergia (comunicación, motivación).

El Liderazgo de los grandes capitanes es lo que marca la diferencia en los equipos (“no hay equipo sin líder ni líder sin equipo”). El capitán de un equipo debe ser más que un capitán y es definitivamente el factor decisivo para potenciar o destruir a los buenos equipos.

De acuerdo con un artículo del Dr. Donald Reggio publicado en el año 2018 sobre “Malos jefes que arruinan buenos equipos”, existen tres mecanismos perversos para dañar a un buen equipo:

  • El favoritismo (frente a la meritocracia)
  • La búsqueda constante de errores (frente al sano equilibrio de fortalezas y oportunidades de mejora) y
  • La negación de su rol (desatendiendo su responsabilidad como líder: estrategia, equipo y sinergia).

 

¿Cómo un buen líder o capitán gerencia un equipo de alto desempeño?

  • Creando un sentimiento de pertenencia al compartir la visión, misión, metas y valores.
  • Demostrando justicia y equidad en el trato de los miembros del equipo.
  • Focalizándose en el desempeño positivo, al otorgar un buen feedback y reconocimientos. Usando los errores como “momentos de enseñanza” para construir y reforzar las habilidades de los miembros de su equipo.

Los capitanes del equipo, por tanto, deben tener una comunicación permanente con su grupo para aclarar la ruta, despejar dudas y enfocarse en las acciones que llevan a los objetivos. Usar técnicas diversas y adaptadas a las situaciones específicas: Feedback individuales, sesiones grupales, reconocimientos, entrevistas sobre desempeño 360 y otras muchas más.

¿Eres un verdadero Capitán de tu Equipo?

Entonces explícame cómo manejas tus Comunicaciones…