fbpx

Las empresas quieren -y necesitan- empleados que sean indispensables y extraordinarios. Esos son los empleados que impulsarán el negocio y, en el proceso, se convertirán en más de lo que jamás pensaron que podrían ser.

 

Los empleados que son indispensables y extraordinarios no esperan a recibir instrucciones o indicaciones, sino que averiguan lo que hay que hacer y lo hacen. Generan ideas, piensan de forma innovadora. No se conforman con sus funciones. Marcan la diferencia en todo lo que hacen. ¿Quieres convertirte en uno de esos empleados?

 

Supera el miedo para ser extraordinario

Para llegar a ser indispensable y extraordinario, hay que superar algunos obstáculos. El miedo es uno de ellos. En pocas palabras, el miedo te quita el poder. Te confina a la seguridad del statu quo. Te impide convertirte en lo que puedes ser. El miedo te impide avanzar, seguir tus sueños y alcanzar tus objetivos.

Muchos empleados tienen miedo a fracasar. No reconocen que, para tener éxito, deben estar dispuestos a fracasar, y que el fracaso conlleva valiosas lecciones. Una vez que venzas el miedo, estarás en camino de ser más exitoso de lo que jamás pensaste que podrías ser. Identifica tus miedos. A continuación, analízalos, diséctalos y desarrolla un plan para superarlos.

 

Supera las limitaciones autoimpuestas para ser extraordinario

Las limitaciones autoimpuestas son otro obstáculo para llegar a ser indispensable y extraordinario. Son restrictivas; limitan lo que puedes lograr. Te impiden creer en ti mismo. Por ejemplo, puedes pensar que no eres lo suficientemente inteligente para hacer algo o que a nadie le interesa lo que tienes que decir. O puede pensar que no tiene suficiente tiempo o dinero para hacer algo como obtener un título avanzado.

Debes estar dispuesto a salir de tu zona de confort. Identifica tus limitaciones autoimpuestas y luego atácalas una a una. Las personas con más éxito del mundo son grandes ejemplos de superación de las limitaciones autoimpuestas. Puedes aprender mucho leyendo sus historias. ¿A qué retos se enfrentaron en su camino hacia el éxito? ¿Cómo superaron esos retos? Haz de sus historias tu historia.

 

Conoce los objetivos de tu carrera para llegar a ser extraordinario

Establece objetivos. ¿Adónde quiere ir en la vida y cómo piensa llegar? Utiliza ese destino deseado para llegar a donde quieres estar. Tus objetivos deben ser específicos y medibles. ¿Qué acción requiere cada objetivo? ¿Cómo sabrás cuándo has alcanzado ese objetivo?

Establece un plazo para cada objetivo. Por ejemplo, no te limites a decir que quieres ganar más dinero. Especifica qué significa eso y por qué es importante para ti. Es mejor decir que, dentro de un año, quieres ganar un 15% más de lo que ganas ahora. Ese objetivo es específico y medible.

 

Busca comentarios constructivos de personas extaordinarias

Busca comentarios constructivos que te permitan comprender lo que estás haciendo y cómo lo estás haciendo. Pide opiniones a tus jefes y compañeros de trabajo, e incluso a algunos clientes de confianza. Utiliza esos comentarios para realizar una autoevaluación que te permita identificar tus talentos y deficiencias y desarrollar un plan para avanzar.

 

Insiste en el desarrollo profesional continuo como un punto de referencia

Nunca dejes de aprender; es una actividad fundamental para alcanzar el éxito. Si no se aprende, no se crece; así de sencillo. Identifica oportunidades dentro de tu organización -incluido el reembolso de la matrícula- o a través de fuentes externas que te permitan mejorar tu formación, aumentar tu conjunto de habilidades y dar energía a tu pasión. Hacerlo no tiene por qué costar una fortuna. Puedes realizar cursos en línea, leer libros sobre desarrollo personal, asistir a seminarios y conferencias, y participar en programas de tutoría o formación que se ajusten a las acciones que necesitas realizar para alcanzar tus objetivos.

 

Céntrate en la oportunidad

Los empleados indispensables y extraordinarios buscan oportunidades y las reconocen cuando surgen. Aprovechan esas oportunidades para mejorar sus habilidades, posiciones y perspectivas futuras. Tu puedes ser uno de esos empleados.

Por John Tschohl.