fbpx

¿Cómo están tus destrezas de escucha?

Andrew Sobel en su libro: “Desarrollo de Clientes de por Vida” establece que “un buen consejero escucha a su interlocutor con emoción y entendimiento”. Comentaba que muchos de los directores ejecutivos a los que había entrevistado le confesaron: “las personas que son verdaderamente profesionales escuchan mi mensaje, no mis palabras”. Escuchar es todo un arte que debe ser desarrollado y perfeccionado desde la humildad y el interés genuino.  Se debe tratar de apartar todos esos obstáculos que nos impiden lograr una escucha activa, como son:

  • Una actitud de experto, en la que nos sentimos inclinados a decir cosas en lugar de prestar atención cuidadosa a lo que nos dicen.
  • Actuar de manera extremadamente condescendiente para impresionar a nuestros interlocutores, especialmente cuando no hay un profundo conocimiento mutuo.
  • Volver con terquedad una y otra vez a los mismos problemas. Querer inmediatamente ponerse a trabajar e ir sin demora a la solución de la manera que sabe hacerlo, de tal forma que no presta atención a lo que le están diciendo.
  • Escucharnos a nosotros mismos: a muchas personas les encanta.

 

Las trampas que debemos evitar para optimizar nuestra capacidad de prestar atención a lo que nos dicen, son:

  • Falsa atención al escuchar
  • Anticipación a lo que se está diciendo
  • Convicción de que usted es la persona más inteligente que se encuentra en la reunión
  • Complacencia con nuestras propias ideas
  • Concentración excesiva en el propio orden de prioridades
  • Escuchar sin corresponder
  • No confirmar
  • Mostrar distracción o aceleración
  • Ceder a sus inclinaciones
  • No permitir momentos de silencio

Es importante hacer una auto-evaluación de nuestras destrezas de escucha, ya que el feedback requiere de una atención total para que sea realmente efectivo.

 

Te invitamos a desarrollar la prueba de atención en la comunicación verbal, de la forma siguiente:

  • Lee cada una de las declaraciones y ve respondiendo a la pregunta: “¿en alguna ocasión…?”
  • Marca con un 1 una respuesta positiva y con un 0 una negativa

 

En algún momento usted:

  1. ¿Interrumpe a otras personas durante una conversación?
  2. ¿Apura a las personas que vienen a darle alguna información o a pedirle consejo?
  3. ¿Se adelanta a sacar conclusiones mientras otras personas todavía continúan hablando?
  4. ¿Termina en su lugar los pensamientos de las demás personas?
  5. ¿Realiza actividades diferentes cuando está oyendo a otras personas? (por ejemplo, revisar su email mientras habla por celular)
  6. ¿Comienza a pensar en una respuesta antes de que la persona con quien habla haya terminado de exponer sus ideas?
  7. ¿Finge atención mientras los demás están hablando?
  8. ¿Se prepara para una reunión importante dedicando la mayor parte del tiempo a pensar en lo que va a decir en ella? (A diferencia de invertir tiempo en elaborar preguntas)
  9. ¿Olvida los nombres de las personas que acaba de conocer?
  10. ¿Mira el reloj mientras los demás están hablando?

 

¿Cómo le fue en la calificación?

Cerca del 70% de los participantes obtienen una puntuación entre 7 y 10. Eso significa que la mayoría de las personas admiten que algunas veces incurren en estos hábitos. Recordemos que estos comportamientos nos impiden atender o comunicarnos debidamente con nuestro interlocutor, con quién se supone estamos interactuando a fin de lograr un objetivo específico, que no vamos a lograr si continuamos de esta manera.

El feedback se refiere a esa negociación donde ambas partes buscan una zona de entendimiento mutua, una relación de ganar-ganar. Requiere de conocer sus fortalezas para lograr afinidad y disciplina e interés en el trato con las otras personas. Además, hay que practicar, practicar y practicar para que realmente se logre esta conexión que conduce al éxito del proceso comunicacional.

 

¿Quieres ser considerado como un experto en Feedback?

¡Conviértete en un excelente oyente!

 

Por: Albertina Roche