fbpx

¿Las empresas procuran el bienestar del empleado, tanto a nivel físico como emocional?

  • La depresión y la ansiedad le cuestan a la economía mundial $1 billón de dólares en pérdida de productividad cada año, según la Organización Mundial de la Salud.
  • Los trabajadores estresados son un 60% menos productivos, que quienes gozan de bienestar emocional
  • El 30% de las bajas laborales en España son causadas por el estrés y la ansiedad. Según los datos del 2018 del INE (Instituto Nacional de Estadística).

 

Las empresas deben vincular la productividad con el bienestar y estos dos conceptos no están para nada reñidos. 

Las personas que se encuentran enfocadas, en control y perspectiva son más productivas y por ende tienen una mejor calidad de vida. Son más felices.

Las empresas con personas productivas y felices:

  • No es utópico
  • No constituye un proyecto, deseo o plan ideal que es muy improbable que suceda

Al contrario, es perfectamente alcanzable atendiendo a la persona y lo que ella puede ofrecer tanto a nivel profesional como personal.

 

Debemos cambiar el término “explotación” por “dedicación”

Es alarmante el número de empresas que no entienden que la “explotación” del recurso humano conlleva a grandes pérdidas monetarias, perfectamente cuantificables, además del desequilibrio social, la alta rotación, el elevado número de bajas laborables.

Debemos cambiar el término “explotación” por “dedicación” del recurso humano y  contar con empresas más saludables, que brinden a sus empleados las herramientas para lograr ese bienestar esperado, que arrojará  un retorno de inversión 100% garantizado, teniendo empleados más comprometidos.

 

El beneficio de contar con personal mucho más productivo y más feliz

Es necesario entonces que las empresas se analicen y conduzcan políticas que busquen aminorar las estadísticas existentes, consiguiendo en consecuencia el beneficio de contar con personal mucho más productivo y más feliz.

Estas empresas tendrán un impacto social mucho más visible y exitoso en su entorno y conseguirán ser verdaderos imanes de talento.

 

Por: Claudia C. Requena A.