fbpx

¿Cuáles son las características de una persona superdotada?

Según la Asociación Española para Superdotados y con Talento (AEST), las siguientes características están presentes en las personas superdotadas:

  • Gran curiosidad
  • Son muy sensibles, perfeccionistas y cuestionan la autoridad
  • Desarrollo asincrónico
  • Aprenden rápido, cuando algo les interesa
  • Amplitud de vocabulario
  • Elevada comprensión de ideas complejas y abstractas
  • Pueden desarrollar o elaborar ideas a un nivel no esperado
  • Alta capacidad de observación
  • Comportamiento sumamente creativo en la producción de ideas, objetos y soluciones a determinados problemas
  • Calidad de sus preguntas
  • Habilidad para diseñar estrategias sistemáticas y múltiples para resolver problemas
  • Posibilidad de aprender con rapidez y facilidad cuando están interesados
  • Rechazo de ejercicios y tareas de tipo repetitivo
  • Presencia de habilidades de liderazgo
  • Abanico de intereses muy variados y curiosidad por muchos temas
  • Gran interés por experimentar y hacer las cosas de manera diferente
  • Tendencia a relacionar las ideas o las cosas en formas que no son corrientes u obvias (pensamiento divergente)
  • Capaces de razonamientos abstractos y profundos a edades muy tempranas
  • Agudo y desarrollado sentido del humor
  • Imaginación inusual y/o vívida
  • Gran capacidad de atención (cuando algo le interesa se abstrae de todo lo demás)
  • Excelente memoria
  • Muy enérgicos

 

Y según Universia, estas serían las características emocionales que además presentan los superdotados:

  1. Dificultades para gestionar su gran sensibilidad.
  2. Deben afrontar ciertas discrepancias en su desarrollo intelectual, emocional y social.
  3. Dificultad para encontrar compañeros que verdaderamente entiendan y aprecien sus percepciones inusuales y avanzadas.

 

¿Demasiado inteligente para ser feliz?

Según Jeanne Siaud-Facchin, psicoterapeuta y una de las principales expertas europeas en los problemas que provoca el exceso de inteligencia, en su libro: “¿Demasiado inteligente para ser feliz?” explica cómo ven el mundo los superdotados adultos.

Es un libro enfocado en las altas capacidades más que una lista de características. Ella hace hincapié en el funcionamiento específico de la personalidad y de la dinámica emocional.

Y lo divide en tres bloques:

  • Hiperestesia: la capacidad de sentir el mundo con los cinco sentidos de una manera más exacerbada.
  • Reactividad emocional: lo que para cualquier otra persona algo pasa completamente desapercibido, para un superdotado puede suponer un cataclismo emocional.
  • Empatía: son capaces de sentir las necesidades emocionales de los demá

También nos habla de unos valores intocables, pensar con el corazón.

 

Una persona superdotada tiene un funcionamiento cognitivo singular:

  • Hiperactivación cerebral: rápidas conexiones cerebrales.

“Es tan intenso lo que ocurre en mi cabeza que a veces tengo la sensación de que tengo un exceso de calor y de que algo va a fallar. Tengo la impresión de que puedo caer en un coma cerebral y me da miedo. Entonces intento no pensar, pero no soy capaz. Es como si fuera prisionero de mi cerebro.”

  • Velocidad de Transmisión: la información circula con mucha más rapidez por lo que su cabeza se encuentra en ebullición constantemente.

“Pienso en tantas cosas a la vez que a veces no sé ni dónde estoy, pierdo el hilo de mi pensamiento, va demasiado rápido y tengo la impresión de olvidarme de ideas esenciales.”

  • Déficit de Inhibición Latente: un superdotado está programado a reflexionar todo.

“Pensar en pensar”

  • Exceso de Trabajo del hemisferio derecho: muchísimas ideas que se despliegan continuamente y una idea se va asociando con otra que da lugar a otro pensamiento, o una nueva cuestión.

“En mi cabeza tengo un árbol genealógico de mis problemas” : el pensamiento arborescente.

  • La creatividad: ayuda a concentrarse con intensidad.
  • El flujo: estado de júbilo inmenso que se genera cuando alguien está haciendo algo muy concentrado, no le condiciona lo que hay a su alrededor, y se siente pletórico.
  • La intuición: el encuentro entre lo que ya sabemos, nuestra memoria a largo plazo y el análisis rapidí
  • El sentimiento de verse desplazado: La difícil construcción de la imagen de uno mismo.

“Cuando estoy con los demás tengo la sensación de que hay un cristal, y que no estoy en contacto con ellos porque estoy detrás de ese cristal.” 

 

Estrategias que se utiliza una persona superdotada para encajar:

  • Inhibición: rebajarse al nivel de los demás
  • “Hacer el tonto”: utilizar el sentido del humor para hacer reír a los demás con el fin de ser aceptados.
  • Actitud de Zorro: ayudar a los demás a superar sus problemas.
  • Adoptar aptitud de ser problemáticos para hacerse notar y dejar de ser invisibles de cara a los demás. Al no ser aceptados se puede llegar a generar desarrollo de patologías.

 

Y estos son los mecanismos de defensa de las personas superdotadas:

  • Tener un filtro cognitivo con el que separas todo de lo emocional.
  • El humor.
  • Creación de un mundo imaginario.

 

Y a pesar de lo evidente que podría resultar leyendo una lista de características, puede que muchas personas no lo vean a simple vista.

Cuando se lee suena sumamente evidente, pero en el día a día es mucho más complicado. No sólo por ideas erróneas que pueden retrasar la identificación, sino porque muchos superdotados escoden sus capacidades para no destacar: para que no los tachen de “sabelotodo”, para no ser el punto de mira de los compañeros que podrían encontrar por dónde molestarles.

También existe un falso mito que ha hecho mucho daño es que los superdotados, para que lo sean, tienen que destacar académicamente. Esto genera una terrible presión sobre una persona, que siente que no está dando lo mejor de sí mismo. Siente que nunca será suficiente y que nunca llegará a las expectativas de los demás, aunque sean erróneas. Ya de por sí es un problema si pensamos que ya se someten a una presión personal, aunque los demás no vean los errores propios que uno podría considerar. Y si a esto le sumamos el ser perfeccionista, es un problema a punto de estallar.

Existen muchos signos para identificar a un superdotado, pero no va a ser a simple vista. Pero definitivamente hablar y tratar de conocer a las personas es lo mejor que podemos hacer.

 

“La felicidad es la cosa más rara que conozco en la gente inteligente”

– Ernest Hemingway