fbpx

Hoy en día es relativamente fácil identificar líderes, ya sea en un trabajo o en algún movimiento, grupo político, social o religioso. Entendemos que un líder se encarga de dirigir o encabezar un grupo humano.

No obstante, un anti líder haría todo lo contrario, pues no logra concretar una conexión grupal entre los individuos de un trabajo u organización; resulta ser una persona que en vez de promover un buen trabajo en el grupo termina perjudicándolo. En este artículo veremos qué es un anti líder y cuáles son sus características principales.

 

¿Qué es un anti líder?

Un anti líder sería aquella persona que no logra realizar una conexión con su equipo de trabajo y no logra generar la cohesión grupal. Por ello no consigue cumplir con los objetivos más importantes que se espera alcanzar. Así, un anti líder es un dirigente que tiene como objetivo principal lograr sus propias metas y no las del grupo y las de la organización a la cual pertenecen.

 

Una característica que puede tener esta persona es que puede representar un poder suficiente para poseer subordinados a los que maltrata. Es por ello por lo que un anti líder tiende a intimidar, amenazar, gritar y el clima laboral está sujeto a sus estados de ánimo. Sumado ello, estas personas logran generar una pérdida sustancial a la organización a la que pertenecen.

 

Finalmente, se sabe que muchas de estas personas en el fondo presentan niveles elevados de inseguridad y de temor por ser reemplazados por alguien que pueda alcanzar un supuesto mayor nivel de desempeño o conocimiento que él o ella. Veamos las principales características del anti líder y cómo se plasman en las organizaciones

 

Características de un anti líder al gestionar equipos.

Generalmente, un anti líder suele presentar varias de las características de las que te presentamos a continuación.

 

1. Incumplidor por excelencia.

El anti líder se caracteriza por prometer cosas y no cumplirlas, su equipo de trabajo o colaboradores realizan esfuerzos desmesurados por lograr conseguir la recompensa prometida y esta al final no se produce.

Esto termina haciendo que estas personas vayan perdiendo toda su credibilidad. Es así como el equipo de trabajo termina perdiendo la confianza en ellos y no van a estar dispuestos en una siguiente oportunidad a seguir realizando adicionales esfuerzos.

Nuestra formación Getting Things Done: Manejando el flujo de trabajo, ayuda a crear un sistema de organización confiable de los asuntos personales y laborales, con el fin de tener control sobre todos los aspectos de tu vida, lo que ayuda a evitar “olvidar” los compromisos adquiridos. Conoce más de esta formación en esta máster class.

 

2. Falta de visión empresarial.

El anti líder ostenta el poder por tradición o por imposición, casi nunca lo hace por méritos propios. Como se mencionó anteriormente, estas personas presentan una profunda inseguridad lo que los lleva a estar muy cómodos y querer siempre permanecer en su zona de confort, pues es en ese escenario donde pueden esconder los vacíos o las faltas que tiene con relación a sus habilidades o bien establecen objetivos irreales y desmesurados por un alarde de soberbia y, como consecuencia, nunca ayudará a la visión empresarial.

 

Nuestra formación Organización y Planificación Dinámica, ayuda a potenciar al máximo la productividad personal y organizacional de los colaboradores, otorgando un nuevo enfoque para adquirir las habilidades necesarias que incrementan los resultados día a día. Conoce más de esta formación aquí.

 

3. Es desmotivador.

Estas personas se caracterizan también por no fomentar el optimismo en los trabajadores y no ser capaces de crear sistemas de incentivos que generen una correcta motivación. Por el contrario, más que motivar logran desmotivar y reducir la implicación de sus colaboradores y subalternos.

 

Nuestra formación Best 3 Minutes guía a los profesionales para que comuniquen los mensajes de manera eficiente, logrando transmitir lo que representan como empresa, de forma clara, concisa, enamorando a través del discurso y, por ende, enfocando en el logro de objetivos. Conoce más de esta formación aquí.

 

4. Nunca asume la responsabilidad de los errores.

Si existe algo que muy difícilmente vamos a poder apreciar es ver a un anti líder asumiendo la responsabilidad de algún fallo o error que haya podido haber cometido. Esto sucede debido a que estas personas consideran que todas sus acciones son siempre las correctas o idóneas, o al menos se comportan como si lo creyeran.

Es por esta razón que el anti líder siempre buscará algún colaborador para poder responsabilizar o cargar el fracaso, no tomando responsabilidad del error que ellos mismos han cometido. Pero lo que sí asumirán como suyos serán los éxitos que los colaboradores obtengan como suyos.

Nuestra formación de Streamline: Comunicación enfocada y efectiva, ayuda a establecer un protocolo de comunicación que, sin duda, mejorará la comunicación entre los colaboradores al otorgar las herramientas adecuadas para brindar un buen feedback. Conoce más de esta formación en esta máster class.

 

¿Quieres fortalecer y dotar de herramientas a los líderes de tu empresa?

Si te interesa transformar a tus líderes en su mejor versión, te invitamos a reservar un espacio en nuestra agenda para que conversemos sobre cómo podemos ayudarte. Reserva tu asesoría gratuita aquí.

 

Te invitamos a descubrir con este test, las áreas que debes potenciar y las oportunidades de mejora que tienes.