fbpx

¿Quién no quisiera ser parte de una empresa reconocida como un excelente lugar para trabajar?

Especialmente es una satisfacción ser el artífice de esa organización, ser parte del equipo que establece las condiciones para ello. Sabemos que los parámetros están muy bien definidos porque la certificación Great Place to Work es emblemática y codiciada.

¿La puerta que abre esta posibilidad de influencia y trascendencia? El liderazgo.

Como consultor que trabaja con el 85 % de empresas centroamericanas y del Caribe con dicho reconocimiento, me siento privilegiado porque he podido analizar, cuáles son esas características institucionales que hacen la diferencia y me atrevería a sintetizarlas en la palabra liderazgo.

Efectivamente, las empresas en donde todos quisiéramos trabajar se enfocan en desarrollar las habilidades de liderazgo de sus colaboradores modelándolas como parte de la cultura organizacional. Aquí es donde se pone interesante la cuestión porque implica muchísimos aspectos.

 

Las competencias del alto desempeño.

Así que ahora destilaré solo uno de esos aspectos: las competencias del alto desempeño. Diversos estudios han tratado de resumir cuáles son los elementos que motivan a una persona a permanecer en cierto trabajo. Se ha encontrado que existen al menos cuatro.

1. Autonomía.

Se refiere a la libertad e independencia enfocada en:

  • ¿Su empresa provee la oportunidad a cada colaborador de definir sus planes de trabajo?
  • ¿Cada colaborador puede sugerir formas alternativas de completar las tareas?

Vale la pena construir confianza y planes estratégicos en los que todos aporten.

 

2. Variedad.

Se refiere a la diversidad de actividades que una persona puede realizar:

  • ¿Los días son iguales en rutinas y estrategias de desempeño?
  • ¿Cuántas actividades distintas puede realizar una persona en una semana típica?

Si los planes de acción se construyen colaborativamente, las actividades también surgirán de esa iniciativa que ha tomado en cuenta la capacidad de gestión de todos.

 

3. Identificación concreta de tareas.

Implica que se organizan las actividades en proyectos claramente identificables que motivan el desempeño, ya que constantemente se alcanzan metas de corto y mediano plazo que se recompensan.

 

4. Retroalimentación.

¿Usted informa periódicamente sobre la efectividad del desempeño?

Determine los KPI y otros indicadores para que sus colaboradores midan su rendimiento y tengan un claro el panorama del cumpliendo de sus objetivos, además del alcance de las ¿Saben sus colaboradores si están siendo efectivos en su trabajo?

 

Si lo analizamos, estas cuatro características que motivan a una persona a pertenecer a cierta organización, son algunas de las que identifican a un emprendedor porque un colaborador talentoso, siempre será un líder inquieto, motivado y proactivo que aportará enorme valor al equipo si somos asertivos con estrategias que lo fortalezcan y le abran espacios de oportunidad.

En resumen, si usted desea mejorar la salud de su empresa y fortalecerla como un lugar donde se retiene al mejor talento porque se desarrolla el liderazgo, deberá promover:

  • Oportunidades de autonomía, libertad e independencia
  • Iniciativas de innovación para descubrir nuevas rutas que favorezcan la variedad de tareas
  • Desarrollo de proyectos que agrupen actividades concretas, medibles y específicas
  • La cultura de retroalimentación sobre el desempeño.

Recuerde que solo 20 % de emprendimientos logran éxitos significativos porque son intencionales en construir su cultura organizacional fundamentada en el desarrollo consistente del liderazgo en sus equipos de trabajo.

¿De qué forma fortalece usted el liderazgo de sus colaboradores?

 

Por Julio Zelaya.