fbpx

En la cultura occidental hedonista en la que vivimos existe la tendencia a empezar los lunes. El lunes empiezo la dieta, el lunes inicio con tal o cual hábito, a partir del lunes haré ejercicios, etc. Llega el lunes y como estamos ahogados en las tareas cotidianas se nos olvida iniciar y bueno si no ocurrió el lunes llega el clásico “ya para que”, entonces empiezo el otro lunes.

 

La excelencia es difícil, la mediocridad también es difícil

Te invito a que las busques en el diccionario y tomes la decisión de escoger tu difícil.

Ahora bien, si eres una persona que estás en la búsqueda de excelencia y romper el status quo, te digo porque, para ser el mejor hay que planificarse para serlo, y el punto de partida son todas esas tareas que realizas a diario, que a largo plazo van a tener un efecto compuesto, no tienen que ser muy detalladas ni complejas sólo tienen que ser accionables, por ejemplo:

  • Mi despertador suena todos los días 10 minutos antes de mi hora de levantarme ¿por qué? pues porque no soy perfecto y siempre le doy snooze, pero estoy programado para que cuando suene la segunda vez me levante.
  • Justo al lado de la cama tengo mi ropa lista.
  • Acto seguido a prender la cafetera.
  • Mi kindle al lado para tener mi dosis de lectura (que logre cambiarla por el instagram después de mucho esfuerzo).

 

Tareas accionables

Cómo lo ves no tiene que ser un plan definitivo escrito en piedra, son tareas accionables, se ven simples, pero requieren determinación, planificación y fuerza de voluntad que viene dada por la claridad (propósito y resultados), te invito a que hagas un diagrama de lo que sería un día efectivo para ti y comiences a realizar los ajustes necesarios para llevarlo a cabo.

Sé que no soy el mejor, pero estoy trabajando duro y hago que cada día cuente.

¡Nos vemos en la cima!

Por: Geoffrey MartínezPracticante de GTD®