fbpx

En un mundo cada vez más globalizado y conectado, la rutina de la mayoría de los profesionales está llena de compromisos. A menudo faltan oportunidades para tomar pausas laborales. Sin darnos cuenta, esto puede generar estrés y un bloqueo en la productividad y la creatividad.

Para realizar mejor sus funciones, ¡deja de trabajar! Así es, dale tiempo. Esta paradoja se explica por los probados beneficios en la vida de los profesionales que respetan sus límites y adhieren a las pausas en el trabajo como práctica a seguir.

¿Quieres conocer las ventajas de estos descansos y descubrir cómo aprovechar estos momentos? ¡Sigue leyendo!

 

Beneficios de las pausas laborales

Desde hace algún tiempo, investigadores de todo el mundo han estado estudiando estudios para descubrir por qué algunas personas se desempeñan mejor que otras en sus trabajos, incluso en las mismas condiciones laborales.

La investigación en esta área muestra que el secreto está en descansar unos minutos, varias veces a lo largo del día.

La investigación de DeskTime, por ejemplo, mostró, a través de una aplicación, que los empleados más productivos se tomaban un descanso de 17 minutos por cada 52 minutos que trabajaban.

Este tiempo puede variar dependiendo de la empresa en la que trabaje y de la función que desempeñe. Sin embargo, lo que importa son los resultados obtenidos con esta técnica. Observa algunos de ellos:

 

Intensifica las actividades mentales.

El cerebro necesita descansar. Parar por unos minutos ayuda a elevar los niveles de glucosa —que funciona como combustible para el órgano en cuestión— y esto hace que el pensamiento, la atención y otras actividades cerebrales sean más intensas al retomar el trabajo.

 

Alivia el estrés

El estrés, según el diccionario Priberam, es el “conjunto de perturbaciones orgánicas y psíquicas provocadas por diversos estímulos o agentes agresivos, tales como (…) condiciones de vida muy activas y agitadas”.

Por lo tanto, para no comprometer la salud física y mental, se deben tomar algunos descansos. Además de aliviar la tensión, esto puede ayudar a poner las situaciones difíciles en otra perspectiva.

 

Aumenta la concentración

Después de muchas horas consecutivas de trabajo, el cerebro tiende a perder el foco. Sin embargo, la atención plena se mantiene cuando el individuo sabe que tendrá un descanso en poco tiempo.

 

Aumenta la creatividad

La ocupación intermitente, es un bloqueador de la creatividad. Sin embargo, si en lugar de permanecer estático, el sujeto deja la pantalla del ordenador (o cualquier otro instrumento de trabajo) y se toma un descanso de sus actividades, la probabilidad de que la imaginación entre en escena es mucho mayor.

 

Mejora la toma de decisiones

Hacer elecciones conscientes y adecuadas exige cierta tranquilidad. Una actividad psíquica perturbada puede conducir a decisiones precipitadas y consecuencias indeseables. Hacer interrupciones aquieta la mente y te permite ver las cosas con más claridad.

 

Formas de aprovechar al máximo los descansos

Se pueden utilizar varias técnicas durante los descansos durante el trabajo. A continuación, enumeramos algunos:

 

Caminar un poco

Caminar por el lugar de trabajo, con la atención puesta en el caminar, sin celular, sin pensar en lo que hay que hacer, sin planear algo, etc. Solo camina. Esto puede romper el ciclo de preocupaciones incesantes y agotadoras.

 

Entrena la mente con mindfulness

Mindfulness es el arte de centrarse en el momento vivido. Es un tipo de meditación que puede mejorar tu capacidad de concentración y tu productividad.

Solo haz una pausa y presta atención a las sensaciones del cuerpo, observa los colores, los objetos, el clima, las personas a tu alrededor. Sin juicios, solo ábrete y disfruta el momento.

 

Haz una técnica de respiración.

Inhala y exhala varias veces seguidas, observando las reacciones del cuerpo y pensando en los movimientos realizados durante esta simple acción y nada más.

Aunque la mayoría de los profesionales no pueden despejar tareas y compromisos de sus agendas, existe la opción de quitarse el impulso de resolverlo todo sin pausas entre una actividad y otra.

Trabajar en piloto automático deja de ser una opción cuando descubres que tomar descansos en el trabajo es beneficioso no solo para el profesional, sino también para la empresa en general.

 

¿Necesitas ayuda para mantenerte concentrado, semana tras semana?

Considera trabajar con un entrenador de enfoque en Intelectum. Te invito a reservar una cita aquí para que conversemos sobre cómo podemos ayudarte.