fbpx

“Cuando llegues allí, no significará que tu mente no tenga nada. Sólo significa que lo que la mente estará haciendo es puramente el pensamiento creativo, de desarrollo y de ordenamiento que es, en cierto sentido, tu “trabajo” como profesional inteligente y, francamente, como ser humano inteligente. “

~ David Allen ~

 

¡Qué cita tan sorprendente!

Un estupendo recordatorio de que el objetivo de una mente como el agua no es escapar del trabajo o huir del parloteo mental. Claro que a veces eso es lo que queremos o necesitamos. Especialmente si uno es un nuevo practicante de GTD® y nunca ha probado una mente clara. Puede ser realmente delicioso quedarse ahí.

Sin embargo, podría decirse que el mayor beneficio de no tener nada en la cabeza es que, en lugar de escapar del trabajo, puedes profundizar en él.

 

Entonces entras en “la zona”. Cuando sólo estás en ella recibes un beso de la musa.

  • Los pensamientos
  • las ideas
  • las epifanías simplemente fluyen.

Te conviertes en un canal para que la grandeza fluya. Como resultado, tu yo superior aparece.

 

Esto no es nada nuevo para los practicantes de GTD®. Sin embargo, la forma en que se ha expresado la cita anterior me ha parecido muy acertada.