fbpx

Durante estos dos años de pandemia que cumpliremos en breve, las aplicaciones de videoconferencia se han convertido en las mejores aliadas para poder seguir trabajando desde casa.

 

Zoom y otras compañías han crecido de forma exponencial durante este tiempo.

Zoom, por ejemplo, ha pasado de 2.400 trabajadores en febrero de 2020 a 6.100 empleados en la actualidad. Resulta obvio que a estas empresas les interesa que sigamos utilizando sus herramientas. Es por ello que  insisten en que no se pierda de vista los beneficios del teletrabajo.

Una de sus sugerencias mas interesantes es pasar de la fórmula del teletrabajo o del trabajo híbrido, a lo que consideran el trabajo asíncrono. Bajo esta modalidad, no se espera que todo el mundo esté disponible y trabaje en los mismos horarios, sino de manera diferida en el tiempo, en distintos momentos de la jornada.

Zoom realizó una encuesta entre sus trabajadores para conocer cómo les gustaría trabajar: tan solo uno de cada 100 se muestra dispuesto a trabajar de la forma anterior, a tiempo completo en una oficina de forma presencial.

En el caso particular de Zoom no tiene que hacer demasiados cambios, pues en estos momentos solo el 2% de los empleados de la plataforma trabaja en alguna de las diez sedes que tiene repartidas por el mundo.

A ese informe interno, Zoom añade otros estudios externos como la Encuesta sobre el Futuro del Trabajo 2022 de Momentive. Según sus conclusiones, los empleados valoran la posibilidad de elegir cómo trabajar:

  • El 69% afirma que es importante para ellos poder elegir si trabajan en persona, a distancia o en un modelo híbrido
  • Casi la mitad, un 45%, dice que es probable que busque un nuevo trabajo si no puede trabajar en su ubicación ideal.
  • Según otro estudio de Gartner: “The Future of Work Requires Executive Leaders to Embrace Radical Flexibility” solo 1 de cada 5 empleados elegirá trabajar desde una oficina de la empresa como su puesto principal.

 

La Cumbre de Transformación del Trabajo

Recientemente  esta compañía de videoconferencias celebró su Cumbre de Transformación del Trabajo, un evento virtual con el que quieren enseñar a sus clientes y a organizaciones:

  • Estrategias
  • Enfoques creativos y
  • Soluciones innovadoras para redefinir el trabajo.

 

No omiten algunas de las preocupaciones de las empresas sobre el teletrabajo, como:

  • La ciberseguridad
  • La posible pérdida de compromiso por la menor presencia física.

 

En este sentido, reconocen que esa encuesta interna les sirvió también para comprobar que el nivel de compromiso de los empleados al trabajar desde casa justo en el periodo más activo de los 10 años de historia de la compañía, sorprendentemente no se había reducido:

La puntuación general de compromiso estaba muy por encima del punto de referencia del sector, y los empleados también dieron una puntuación excepcionalmente alta a sus jefes. Incluso trabajando a distancia, los empleados de Zoom compartieron que se sienten apoyados, tienen una dirección clara sobre sus prioridades y reciben comentarios que les ayudan a mejorar su rendimiento“, explican fuentes de la compañía.

 

El momento resultó propicio para reflexionar y poner a las empresas a pensar:

  • ¿Cómo conseguimos sacar adelante los objetivos sin dejar de ofrecer felicidad a nuestros clientes?
  • ¿De qué forma hacemos que el trabajo sea inclusivo para todos los empleados?
  • ¿Cómo optimizamos los procesos y construimos otros nuevos que mejoren las experiencias de los empleados?

 

Como respuesta a estos interrogantes, Zoom propone que:

  • Se empodere a los empleados para alcanzar el éxito en sus funciones, independientemente del estilo de trabajo o la ubicación.
  • Sugieren también que estos profesionales estén “capacitados a través de recompensas dinámicas y completas alineadas con el estilo de trabajo y la ubicación”.
  • Así estarán “felices en una cultura y un entorno de trabajo equitativos e inclusivos para todos”.

 

mmhmm habla de “la jerarquía de la comunicación”

Por otra parte, desde mmhmm, la aplicación de comunicación por vídeo creada por Phil Libin, co-fundador y antiguo CEO de Evernote, apuestan por el mundo “fuera de la oficina” y defienden que los modelos de trabajo asíncronos son la base para el futuro del trabajo.

Bajo esta modalidad, no se espera que todo el mundo esté disponible y trabaje en las mismos horarios.

mmhmm habla de “la jerarquía de la comunicación”: se trata de una pirámide que clasifica las reuniones en persona y las conversaciones virtuales en directo -formas de trabajo sincrónicas- y la comunicación unidireccional, como las grabaciones de vídeo -formas de comunicación asíncronas-.

Entienden que “el teletrabajo actualmente está mal entendido por gran parte de las Empresas, que confunden el trabajar en remoto con realizar el trabajo desde casa en las mismas condiciones y formas que se hacía en la oficina”.

Una de las principales ventajas que ofrece el trabajo asíncrono es que la comunicación entre los equipos se vuelve más útil, ya que evita distraernos y perder tiempo con comunicaciones que, en buena parte, no son importantes: refrescar el correo constantemente, responder mensajes de chat de compañeros, tener largas reuniones, etc.”, añaden fuentes de la compañía.

 

El trabajo asíncrono ofrece a los trabajadores la flexibilidad para decidir en qué horas del día son más productivos

Ofreciéndoles así mayor disponibilidad y conciliando mejor el resto de tareas y obligaciones. Explican que:

  • Durante la pandemia, todas las reuniones se hicieron por vídeo
  • Ahora mmhmm quiere cancelar el mayor número posible de reuniones, dejando las reuniones síncronas y en tiempo real solo para ocasiones realmente necesarias,
  • Y apostando al máximo por los valores que el trabajo asíncrono aporta a cada empresa.

De este modo, el valioso tiempo que los empleados pasan juntos es de mucha más calidad porque se utiliza para otros fines, como la unión del equipo o pasar tiempo juntos“, añaden.

 

El concepto de comunicaciones sincrónicas y asincrónicas

  • Es la esencia de la efectividad en las interacciones corporativas.
  • Se restringe la comunicación “cara a cara” a la toma de decisiones o a resolver algún conflicto puntual.
  • Dejando el resto de nuestros intercambios virtuales a la oportunidad y conveniencia de los usuarios.

Porque realmente estar gran parte de nuestra jornada de trabajo “presentes de manera virtual”, no pareciera tener sentido en un mundo donde la cultura por resultados y la productividad es el camino a seguir.